Cómo la EM afecta la movilidad

[ A+ ] /[ A- ]

Sin-título-5-Recuperado6Qué significa movilidad

Cada persona asigna su propio valor a la palabra movilidad: para algunas, significa correr grandes distancias o hacer largas caminatas; para otras implica poder caminar y realizar las actividades diarias de forma habitual. No importa qué significa «movilidad» para cada uno: la capacidad de trasladarnos de un lado a otro es importante para todos.

EM y el daño a las fibras nerviosas

La esclerosis múltiple (EM) afecta a las células nerviosas o neuronas, encargadas de transmitir los mensajes desde el cerebro hacia el resto del cuerpo, y viceversa.

Se considera que en la EM el sistema inmunológico del organismo ataca y destruye la vaina de mielina que rodea al nervio. Este daño a los nervios debilita, deforma o bloquea los mensajes que se transmiten. Como resultado, la comunicación entre el cerebro y las diferentes partes del cuerpo se altera y causa diversos síntomas.

Los síntomas específicos varían de acuerdo con los nervios afectados. Es común que el daño impacte en fibras nerviosas que controlan el equilibrio, los músculos esqueléticos y el ojo, causando debilidad muscular, problemas de coordinación y alteraciones visuales que pueden limitar las posibilidades de movimiento.

Síntomas que pueden afectar la movilidad

Un síntoma o la combinación de varios síntomas y déficits causados por la EM pueden afectar la movilidad.

Fatiga:

  •  La fatiga se suele describir como una sensación de cansancio excesivo sin un motivo aparente.
  • En la EM la fatiga es el resultado de una combinación de diferentes factores: daño al sistema nervioso central causado por el proceso de la enfermedad, trastornos del sueño, y falta de hábito de ejercicio físico derivado de las limitaciones en el movimiento impuestas por la enfermedad.
  • La fatiga puede provocar además la pérdida de equilibrio, de la visión o de la concentración.
  • Independientemente de cualquier patología, la fatiga se presenta, por ejemplo, después de un esfuerzo o por falta de sueño. Sin embargo, cuando está vinculada con la EM resulta mayor en relación al tipo de actividad que se está realizando.

Cambios y problemas de la visión:

  • El daño a las vías nerviosas que controlan el movimiento ocular puede causar una falta de coordinación entre los dos ojos, lo que resulta en visión doble o movimientos oculares espasmódicos.
  • La inflamación del nervio óptico puede causar el desarrollo de dolor, alteraciones del color o visión borrosa durante unos pocos días.

Espasmos musculares y espasticidad:

  • La espasticidad es un aumento anormal del tono muscular, que provoca dificultad en el movimiento.
  • En la EM es el resultado del daño a las neuronas cuyos axones descienden de la corteza cerebral a lo largo de la médula espinal, donde se conectan a las neuronas de los nervios periféricos. Si la espasticidad es muy grave, el músculo puede estar tan rígido como para evitar el movimiento.
  • La persona con EM a menudo experimenta dolor repentino de contractura muscular que dura minutos y que determina movimientos involuntarios, especialmente de las extremidades inferiores. Este fenómeno se define como un espasmo muscular.

Debilidad muscular:

  • La debilidad muscular es causada por la transmisión ineficiente de los impulsos a lo largo de los nervios dañados en la médula espinal.
  • La debilidad en los brazos y las piernas puede provocar dificultad para caminar o que las piernas se sientan pesadas.
  • La debilidad muscular se asocia a menudo con fatiga. También puede ocurrir después de realizar ejercicio o levantar/cargar objetos pesados.

Pérdida del equilibrio y mareos:

  • Mareos, pérdida del equilibrio y por lo tanto el aumento del riesgo de caídas, son el resultado de daños en los circuitos neuronales en el cerebro, que integran la información sensorial (del ojo y del oído interno, por ejemplo) y que son necesarios para mantener el equilibrio.
  • Otros síntomas como temblores o espasmos musculares también pueden influir en el equilibrio como consecuencia de que los músculos de las piernas no responden como deberían a las señales del cerebro.

Temblores:

  • El temblor es un movimiento incontrolable que se puede producir en diversas partes del cuerpo. Es causado por un daño en el área del cerebro responsable del equilibrio, el movimiento y la postura.
  • Por supuesto que no todos los temblores se relacionan con la EM.

Cambios en la sensibilidad y dolor:

  • El daño a los nervios puede causar sensaciones anormales como ardor, dolor, sensación de “descarga eléctrica”, entumecimiento u hormigueo.
  • Otros síntomas como debilidad muscular, espasticidad y dificultad en el equilibrio afectan la postura, lo cual también puede provocar dolor.