Prevención y movilidad

[ A+ ] /[ A- ]

Se puede hacer mucho para mejorar la calidad de vida en la esclerosis múltiple a través de un programa de prevención: es importante evitar – debido a las dificultades en la movilidad – el abandono de varias de las actividades cotidianas.

Asimismo, la prevención se refiere al abordaje de aquellos aspectos que permiten evitar eventos como caídas, pérdida progresiva del tono muscular y de la resistencia, fracturas, y condiciones como la osteoporosis o artrosis.

Existen diferentes recursos y herramientas a considerar:

Ejercicio: a través de programas estructurados para realizar durante la sesión de fisioterapia o individualmente, se puede prevenir la pérdida de tono muscular y de fuerza, el empeoramiento de la espasticidad, o la adopción de una postura incorrecta. Además de los beneficios en la movilidad, el ejercicio puede tener efectos positivos en otros síntomas de la EM, como los trastornos del estado de ánimo. (Actividad física)

Seguridad en los ambientes: tiene que ver con la adopción de medidas orientadas a evitar obstáculos en la casa o en el ámbito laboral, que pueden poner en riesgo de caídas. (Ambientes más seguros)

Dispositivos para el desplazamiento: pueden contribuir a la seguridad en el movimiento, además de que ayudan a reducir el riesgo de caídas. (Uso de ayudas en la movilidad)