Rehabilitación

[ A+ ] /[ A- ]

8

El objetivo de la rehabilitación es ayudar a la persona a alcanzar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia con el fin de mejorar su calidad de vida.
Para cada persona con EM es necesario preparar un plan individual de rehabilitación, de acuerdo a sus necesidades – no existe una “receta única” – a cargo de los profesionales de la salud como el neurólogo, fisioterapeuta, terapista ocupacional y fonoaudiólogo.

La rehabilitación tiene un rol importante en:

- Prevenir el deterioro de las habilidades motoras y cognitivas.
- Reducir el impacto de los síntomas. ( Nivel físico)
- Recuperar funciones ineficientes (caminar, manipular, etc.). (Nivel funcional)
- Aumentar la participación social de las personas con EM.
- Encontrar soluciones alternativas (uso de ayudas en la movilidad, modificaciones ambientales) a fin de que la persona pueda llevar a cabo las actividades de la vida diaria incluso cuando el déficit es permanente. (Nivel social)

En cuanto al momento de iniciar un programa de rehabilitación, ya en las primeras etapas de la enfermedad puede aportar beneficios importantes.

Las personas con EM a menudo manifiestan mayor fatiga, lo cual impacta claramente en el curso habitual de las actividades diarias.

Diversas  investigaciones han mostrado que un apoyo de rehabilitación adecuado, así como la actividad motora (incluso deportiva) constante y controlada, contribuyen de manera significativa para el control de la fatiga.

En líneas generales, las actividades de rehabilitación apuntan a:

  • Mantener los músculos eficientes con programas de ejercicios aeróbicos.
  • Reducir las consecuencias de la espasticidad con un programa de ejercicios de estiramiento.
  • Mejorar la coordinación, facilitando el reaprendizaje motor.
  • Reducir la posibilidad de caídas a través de ejercicios de equilibrio.
  • Aumentar las habilidades de movimiento mediante ejercicios para la marcha.
  • Mejorar la capacidad para la manipulación de objetos.
  • Trabajar en ejercicios para que los movimientos sean más seguros.
  • Mejorar la capacidad para realizar tareas específicas.

También existe la posibilidad de intervenir con la rehabilitación en otros ámbitos como la cognición (memoria y concentración).