Un jugador de básquet con esclerosis múltiple llega a la NBA

[ A+ ] /[ A- ]

Marzo 2013
Chris Wright firma un contrato de 10 días con Dallas y es el primer jugador con esclerosis múltiple que llega a la NBA.

Empezó como un tropezón en un entrenamiento. Unas horas después perdió la sensibilidad en la mano, el brazo y toda la pierna derecha. Consultó a un especialista en Turquía y regresó a Estados Unidos sin entender muy bien qué implicaba su diagnóstico. Un año más tarde, Chris Wright se convertirá en el primer jugador de la NBA con esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que dificulta la comunicación de las órdenes del cerebro a través de los nervios. Puede manifestarse mediante una parálisis parcial o completa, una pérdida de coordinación de los movimientos o falta de equilibrio. “Fue extraño. Creí que había tropezado o algo. Al día siguiente, había perdido toda sensibilidad en la mano y la pierna derechas”, señala una nota de www.elmundo.es.

Chris Wright era uno de los bases más prometedores de su generación en el instituto (la misma de Derrick Rose) y pasó cuatro años en la Universidad de Georgetown. A pesar de este currículo, no resultó elegido en el draft de 2011 y como tantos otros buscó una oportunidad en Europa. La encontró en el Olin Edirne y fue como jugador del equipo turco como sufrió ese traspié. Oportuno, porque permitió detectar la enfermedad en una fase inicial.

“Al principio me asusté, pero nunca me vine abajo. Lo único en lo que pensaba era saber lo que tenía que hacer”, confesó en una entrevista al ‘USA Today’. Wright debe vigilar su dieta y visitar el hospital una vez al mes para que el tratamiento le sea inyectado. Más allá de estos nuevos hábitos, aclara que su vida no se ha visto afectada. Tampoco su carrera. Aunque con algunos desvíos y baches de más, completará su camino hasta la NBA.

Chris Wright ha firmado un contrato de diez días con los Dallas Mavericks. El equipo tejano rescindió la semana pasada el contrato de Dominique Jones y cubrirá su puesto con Wright. Ocurre justo cuando Estados Unidos celebra la Semana de Concienciación sobre la Esclerosis Múltiple, pero no es un episodio de compasión puntual. Desde hace meses, el base estaba en el radar de la liga norteamericana.

Wright disputó la última pretemporada con los New Orleans Hornets. No pasó el corte, pero su actuación en la Liga de Desarrollo con los Iowa Energy (15.5 puntos, 7 asistencias) le ha situado como un jugador a tener en cuenta. Un base sólido, agresivo atacando el aro y con una gran ética de trabajo. No cambiará la dinámica de unos Mavericks casi eliminados de la lucha por los ‘playoffs’, pero sí puede dar un espaldarazo a su carrera.

Su siguiente lucha será hacerse un hueco en la liga. Un reto muy complicado, pero no mayor que el que sostiene. “Me recuerdo constantemente que debo disfrutar de cada minuto porque en algún momento la pelota va a dejar de botar. Y a veces más pronto de lo que querrías”.

FUENTE:  “>El Litoral

zp8497586rq